Lubricante antes de follar

Algunas chicas me han comentado que después de las relaciones sexuales con penetración notan malestar en la zona interna de la vulva y la vagina. Añadir un lubrificante íntimo puede minimizar estas pequeñas molestias.

Para ayudar a la lubrificación se puede utilizar saliva, pero esta se evapora muy
rápidamente y puede dejar una sensación un chico enganxosa y dar un olor no muy erótico.

Es importante no utilizar nunca vaselina porque puede causar irritación y echar a perder el látex de los preservativos.

Los lubrificantes actuales son hipoal·lergènics y compatibles con los condones. Además muchos tienen gusto, colores y olores muy agradables y además se pueden lamer y comer porque son comestibles. Hay de fresa roja, kiwi verde, chocolate negro ,… e incluso de piña colada. También hay que tienen efecto frío y otros efecto calor.

Para tener unas mejores relaciones sexuales al agua y para la penetración anal es mejor utilizarlo de silicona. En cambio para los juguetes sexuales hay que optar por uno en base de agua.

Ya lo veis… hay para elegir y remover…

Usas lubrificante íntimo? Cuál es el tuyo favorito?

Fuente

El monje que le gustaba el porno erotico

Ksawery Knotz es un monje de Polonia que aboga por las prácticas sexuales “sabrosas, sorpresivas y llenas de fantasía”, muy alejadas de aquella postura del misionero practicada en contadas ocasiones y con la luz apagada, porque, según dice, el sexo, dice porno erótico siempre dentro del matrimonio y siempre sin condón, “acerca los católicos a Dios”.

El franciscano, habitando de un monasterio de las afueras de Cracòvia, acaba de volcar todo su saber –“indirecto, indirecto”–, en un libro, que traducido del polaco podría ser “Sexo desconocido: para parejas casadas que estiman Dios”, aunque ya se conoce como el “Kama-Sutra católico”. El manual sorprende, viniendo de quien viene, por su grande detallisme y su apoyo a las acrobacias de alcoba. Quizás por eso se ha convertido en un best-seller editorial del porno erótico en la conservadora, pudorosa y muy religiosa Polonia. Ya está en marcha la segunda edición, después de que se hayan agotado en semanas los 5.000 primeros ejemplares.
“Algunas personas, cuando sienten hablar sobre la santidad del sexo en el matrimonio –escribe Knotz–, se imaginan inmediatamente que el sexo no tiene que tener alegría, juegos frívolos, fantasías y posturas atractivas. Piensan que tiene que ser triste como el himno de una iglesia”.

INTERÉS DIVINO DEL PORNO ERÓTICO

Y no tiene que serlo obligatoriamente. Todo al contrario, sostiene el padre. Por él, que cuenta con el beneplácito de la poderosa jerarquía eclesiástica polaca, el sexo es una manera más de conectar con Dios, a pesar de que, según apunta, “para algunas personas resulte difícil de comprender que Él también está interesado en su vida sexual erótica“. Dios, por lo tanto, quiere que los católicos disfrutin, que se toquen y no alberguen ningún sentimiento de culpa por eso, puesto que “todo acto que tenga como objetivo excitar –una caricia, una postura sexual– está permitido y le gusta. Durante el acto sexual, las parejas matrimoniales pueden demostrar de cualquier manera su amor”.

Fuente: Vídeos X 

Mamadas de grandes pollas y bukkake

Hacía duración que estaba aburrida de Juan, mi yunta. Bien que el genitales era inverosímil con él, no podía parar de ver tíos por la arteria y imaginándomelos en grupo… Me fui dando cuenta que con los años mis gustos habían distinto. Me fijaba abrigo en los más jóvenes, adolescentes de liceo que podrían ser mis hijos. ¡Qué fuerte decirlo, pero así eran mis fantasías sexuales! La idea de tener a unos cuantos a la vez me ponía enferma y esa idea tan descabellada empezó a florecer en mi trabajo. Cada data me imaginaba a mis compañeros enfundados en esos monos azules tan masculinos…. Haciéndome un inverosímil bukake.
Yo trabajaba en un medio enteramente recio y en él, sólo había la clase de hombres ‘machitos alfa’ que les gusta ponerse en el papel de dominante. A través de ellos formaban un grupo indiscutiblemente enérgico, con las clásicas bromas ‘machistas’ que no hacen gracia a ninguna persona más que a ellos. Las humillaciones que hacían eran constantes y pero obviamente todo aquello estaba faltando a mi moral y moral tanto mujer, tengo que asentir que en el fondo la situación me ponía cachonda porque yo era una sumisa en el partes.
Llegué a creer que todas aquellas bromas tenían que ver con mi físico. La afirmación es que, modestia aparte, eternamente he sido una mujer atractiva, con piernas largas, culo respingón y pechos firmes. La cara es lo que perpetuamente me han alabado más por mis facciones finísimas, ojos azules y boca grande, pómulos marcados y trompa pequeña. Los hombres continuamente me han mirado mucho, pero en el trabajo la ente debía ser diferente por fasto, y creo que eso les jodía vivos. No podía dar bola a ningún para no tener problemas y falto retención, debía seguir la corriente a los pesados de los clientes, entidad que les repateaba a todos. Yo solo pensaba en comerme una buena polla.
piernas-mujer
La certeza es que las bromas de ‘machito’ cada vez eran más pesadas. No le conté carencia a Juan para no preocuparle, pero la situación empezaba a ser incoherente. Por un lado pensaba que debía irme del trabajo, pero por el tercero tenía ganas de dar rienda liberación a mis deseos. Así que un jornada, en mi reemplazo de tinieblas habitual, decidí pasar a la acción. Me vestí con mi uniforme habitual pero me desabroché un par de ordenanza de la funda blanca. Mis tersos pechos se asomaban formando un precioso canalillo y la falda de conducto que era inclusive la articulación, la subí un longitud inclusive media pierna.Dejé las bailarinas de eternamente a un lado y me puse un alza alto que estilizaba no obstante más mis piernas. Desaté mi larga y rubia melena del moño absolutista y pinté mis labios de color arrebol. En el renovación de oscuridad calculé que serían unos diez tíos trabajando en el comercio. Los del cobertizo eran perpetuamente los más fuertes, jóvenes y guapos. La autenticidad es que todos los jóvenes me parecían tremendamente guapos y yo por la edad que tenía, estaba buenísima, así que la idea del bukake no era imposible, pensaba yo.
Me dirigí sigilosamente hacia el factoría, intentando que mis tacones no hicieran colmado ruido. Pero ¡mierda, era excesivo pronto para entrar en acción! En la entrada sólo había dos chicos jóvenes descargando un furgón y aprisa tuve que pensar en cambiar la táctica para alcanzar mi objetivo.
Así que me dirigí a ellos y les joya que no encontraba las llaves del equipo de los hombres, que si me podían ayudar porque debía recoger unas cosas del cabeza primera ocasión de la tenebrosidad. Los chicos, que en el tiempo que son pocos son más amables, me dijeron que en el vestidos estaban cambiándose cierto y que no podía entrar en ese momento, y mirándome la bragadura y el escote, no dudaron en cambiar de opinión y acompañarme por ‘si me perdía’. “Tranquila guapa, nosotros te acompañamos en el cual haga falta”. Ese ‘dónde haga falta’ estaba empezando a mojarme la bragadura. Llegamos al vestidos y justo en la entrada les joya ‘¿Me acompañáis adentro? Me da un disminuido de vergüenza entrar con tanto hombre dentro…’ A lo que me respondieron dándome un benévolo ‘empujoncito’. Y entonces le empecé a hacer una buena mamada.
Al abrir la puerta….Madre mía, cerca estaban ocho tremendos hombres, la mayoría con sus torsos desnudos mirándome con cara de extrañados. Alguien llevaban ese mono azur de una sola pieza con el que tantas veces había soñado a medio ceñir, otros lo llevaban entero y otros lo llevaban por la talle.
Al exiguo ciclo, las miradas de esos hombres se fueron clavando en mis pechos, en mis piernas, en mi cara y fueron convirtiéndose en miradas lascivas. Estaba sola con esos cabrones desnudándome con sus ojos y esa situación estaba mojándome cada vez más, inclusive el punto que noté tanto me bajaba la exangüe inclusive el tanga y no pude aguantar más la sugestión de ser una sumisa. Me arrodillé gamuza las bestias y se fueron acercando a mi afueras, alguien murmurando obscenidades mientras se desabrochaban corto a disminuido la botonadura. Esas manos grandes, esos torsos masculinos y esas caras obscenas me estaban poniendo cardíaca. ‘Así que esto es lo que quieres, eh guarra’, ‘deja que te de un disminuido de esto, ahora verás tal te gusta’, ‘vaya, vaya…la zorrita de la empresa quiere caña’…Y exiguo a disminuido, a modo si de una banda se tratara, fueron sacando uno a uno sus miembros tremendamente erectos de la trampilla de el mono azur. El bukake estaba a punto de producirse, mi sueño hecho realidad se iba a producir en unos vestuarios. ¡Increíble!
bukake-vestuarios
Dios mío, no podía creérmelo, estaba rodeada de diez hombres cogiendo sus enormes miembros, tocándolos y acercándolos cada vez más a mi cara. Uno empezó a levantarme la falda por posterior y a acariciarme el culo. Trío más empezaron a desabrocharme la funda y a meter sus torpe en mi escote, apretándome los pechos. Mis pezones estaban erguidos y ávidos de ser liberados por ese sostén déspota, salían hacia externamente en exploración de manos calientes. El tanga estaba íntegramente mojado y mientras uno quiso beber de mi, otro me introducía su miembro en la boca violentamente mientras otros dos rozaban con sus miembros mi cabeza. Mis cabellos se liaban cada vez más con sus miembros y el resto miraba la escena masturbándose efusivamente. Cada vez estaba más mareada por el calor y como si estuviera totalmente borracha, noté como de repente tenía un miembro en las amígdalas, luego otro, luego otro y cada tres minutos tenía uno diferente ahogándome. Me entraban arcadas cada dos minutos y totalmente extasiada empecé a notar como mi cara perfectamente maquillada empezaba a ser la diana del éxtasis de todos aquellos cabrones…Empezó a correrse mi rímel, mi pintalabios color carmín…Estaba presenciando ese increíble bukake a través de los espejos medio empañados por el calor. Hasta el sudor de aquellos tíos había calado en los poros de mi piel como si fuera un mono de esos azules….

Fuente: Serviporno

 

Como jovenes follando

En Carles es uno de los amigos de toda la vida. Fuimos juntos a la escuela y de una manera u otra siempre hemos sido ligados. Es un hombre que vive mucho en el momento y siempre prepara movidas . Tiene una alta capacidad económica y vive en una casa de dos plantas situada en una urbanización selecto. Ha tenido muchas relaciones pero nunca una pareja estable. De forma frecuente organiza fiestas a las cuales invita un montón de gente de muchos ámbitos; amigos personales, del trabajo y algún empresario amigo suyo. Para decirlo de una manera entendedora, son fiestas muy entretenidas, con gente muy diversa, mucha de la cual conozco desde hace años, y donde puedes hacer muchas relaciones. Eso sí, en Carles elige muy bien a quien deja entrar a casa suya y por tan invita a gente muy determinada. Siempre queriamos ver vídeos porno de jovencitas.

Hace unas semanas me invitó a una de estos encuentros. La gente acostumbra a ir muy elegante y quien no lo hace, ya os puedo decir que puede sentirse desplazado. Mi fondo de armario no es demasiado amplio, elegí una americana y pantalones de color negro, camisa y una corbata que me compré por aquella noche. Me presenté cuando la mayoría de invitados ya estaban. Siempre soy puntual en mis citas, pero en estos casos prefiero llegar un pelo tarde para evitar encontrarme solo. Sólo entrar a la casa saludé en Carles y fue él que me invitó a ir a la barra donde me pusieron el primero Gin Tónico de la noche. Con la copa en la mano estuvimos charlando un buen rato junto a la escalera que sube al primer piso. Viendo juntos vídeos porno de jovencitas.

En un relato de vídeos y jovencitas

Y fue allá donde vi la imagen que me cambió la noche. Me quedé embovat mirando como los pies de una mujer bajaban del primer piso. Tenía un ángulo de visión que no me permitía verle la cara, sólo podía ver sus pies que los tenía adentro de unos zapatos negros con un talón altísimo. Aquella imagen me hizo acelerar mi ritmo cardíaco. Aquellos magníficos pies se pararon a media escalera, justo ante mis ojos. Se había parado para charlar. Tenía unas piernas preciosas, cubiertas por unas medias de color negro que se perdían hacia el interior de un vestido, también de color negro. En Carles me hablaba, pero yo ni lo escuchaba, estaba abduït por aquellos talones de 15 centímetros. Entonces como era de costumbre me puso la página más relevante de vídeos jovencitas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERATranscorreguts unos segundos, aquellos pies acabaron de bajar los escalones que le faltaban y fue entonces que ya la pude ver del todo. Era una mujer de unos 35 años, metro setenta de altura, morena de cabello, muy guapa, muy elegante y sobre todo, era una mujer muy sexi. Traía un vestido negro con la espalda a cuerpo descubierto. Verla entera me cambió la cara y mi amigo Carles, que de esto sabe bastante, se dio cuenta rápidamente. Me informó que aquella mujer que había llamado mi atención era la Cris, una compañera de su despacho. Pero también me advirtió que estaba casada y que su marido era un hombre que lo estaba esperando al otro lado de la sala.

De nada sirvió conocer su condición de casada, al contrario, añadía todavía más morbo. Yo no podía dejar de mirarle los pies y lo hacía de una forma tan descarada, que ella se dio cuenta de la situación. Nos cruzamos una primera mirada con tanta tensión sexual que dio la impresión que el mundo se parara. De su rostro detecté como se le escapaba una sonrisa de complicidad, era una sonrisa perversa. Aquello era una señal muy evidente que entre nosotros dos había mucha química.

No pude parar de observarla, no perdía ni un detalle de todo el que hacía. Me era igual que estuviera junto a su marido. Él era un hombre de unos 40 años, iba vestido muy elegante y no paraba de charlar con todos los del grupo con los que estaban acompañante. Ella, de vez en cuando buscaba mi mirada para confirmar que seguía el juego de seducción.

Después de estar un buen rato, dejó solo a su marido y se dirigió hacia la barra. Fue en aquel momento que aproveché para hacer una aproximación. Estaba a su detrás, esperando que el camarero los pones unas copas a una pareja que teníamos a nuestro delante. De forma intencionada hice caer en tierra las claves de mi moto. Me agaché y después de replegarlas, mis dedos empezaron a tocar ligeramente sus tobillos. Descubrí que aquel gesto hizo estremecer todo su cuerpo y me sorprendió gratamente que su reacción no era para rechazar mi gesto. Visto que tenía su aprobación, hice que mis dedos, de forma intensa pero muy disimulada, fueran subiendo por toda la pierna hasta que llegaron a su entrecuix. Ella me miró con unos ojos que me invitaban a seguir, y así lo hice. Mis dedos siguieron tocándola ligeramente por debajo de su vestido. Ante estos juegos de seducción, su reacción fue morderse el labio, el que era una clara contención del placer que le estaba provocando la situación.

La pareja que teníamos a nuestro delante marcharon después de coger su copa. A continuación sirvieron a la Cris y acabó así el primer contacto de la noche. Ella volvió con el grupo de cuatro o cinco personas que los acompañaban a ella y a su marido. La música sonaba con un nivel alto por toda la casa. Daba la impresión que era una fiesta bastante animada, dique que daba la impresión porque yo sólo estaba pendiente de aquella mujer. De vez en cuando me buscaba para volverme la mirada. Esto me provocaba un deseo todavía más grande. Tenía unas ganas locas de levantarle el vestido. Me moría de ganas de tocarle todo el cuerpo. Quería lamerle aquellos pies que estaban calzados dentro de aquellos zapatos de talón.

Fuente:

Cumlouder 

Redtube 

Mis relatos favoritos sexo

Aquel cien sexto día del dos mil y… el sex-chef estaba ligando una salsa y había que añadir unas gotas del vino blanco xeresi-sèccic. Por algún motivo le tembló la mano -quizás un repentino clímax esgaripós a la treinta y siete que lo trastornó- y el contenido de media botella fue a parar al que preparaba. El Asenci lo va solventar con celeridad incorporando patata rebullida roja y patata hervida rubia. De resultas, una demasiado demasiado voluminosa bastante aprovechable, pero, para croquetas que endilgaría a los de la treinta y siete, para ser la esca del pecado.

Con el delantal pulcre y planchado y el culo liso y depilado al aire, el sex-chef esperó que lo abrieran.

Fuentes:

http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/07/relato-erotico-inspirado-en-videos.html
http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/07/entrevista-un-actriz-porno.html
http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/07/follando-como-un-video-porno-en-un-hotel.html
http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/11/despues-del-futbol-videos-porno-de.html
http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/12/relato-de-ultima-hora.html
http://videossexualesx.blogspot.com.es/2014/12/otro-relato-de-mi-escroto.html

Lo hizo una mujer de unos treinta años, muy desnuda. El Asenci, y no lo tenía por costumbre, por aquello de respetar la zona de libre admisión procurando no mostrar nunca ningún matiz de voyerisme por otro lado inexistente lo él, un profesional como había pocos, contempló el cuerpo femenino en una repasada veloz y a la vez intensa mientras ella lo hacía seguirla hasta la cama convertida en mesa. Andaba con los talones arriba, ella, como si llevara zapatos de talón invisibles, inercia de la costumbre. El sex-chef sintió la cadena del wáter, el sonido de alguien escagarrinant-se y un tufo consiguiente empezó a invadir la habitación. Aquello era poca educación, pensó, indignado. Le vinieron vascas que le hicieron escupir el chicle y la mandíbula se quejó por el ejercicio a hacer puñetas. La goma mastegable se hundió en una de las copas de cristal rafaelista-cristosantià. Parecía un cubito de diseño en la bebida alcohólica. Pronto el afectado de cólico apareció con calzoncillos bòxer con estampado de jugadores del Ket-Pedo-First United-Yes-oro-Yes, que era seguidor y hacen y hacen-hacen. Se vistió pitant, ni se miró los presentes y marchó con la despedida de un pedo-llufa sorolloso-catipèntic.

El chef de los vídeos porno

En la habitación cien seis, la Asenci trabajaba. La había transformado en cocina. Era su número, lo había intuido, y contra esto no hay nada escrito vídeos porno. Se dedicaba a platos con protagonismo floral -especialmente flor de calabacín, rosa liliput y lilipot, caputxina de margen del camino y amapola safranosa- y decoración de nabos equinos y allans o botifarram de tripa de bestia que de un burdel no sabe ni una pizca.
Delicado creando platos, los delicados vegetales resultaban adueñados y él, único cocinero, único camarero y único regent del hotel-restaurando-espacio de contactos con cámaras con mesa, sillas, camas y ducha combi (relajando-excitando) los servía ataviado solamente con un delantal inmaculado que le tapaba el cuerpo el justo y necesario vídeos porno en español. Trucaba la puerta cuando el plato estaba a punto, esperaba majestuosamente palplantat hasta que los de dentro acababan aperturas y ocupaciones, llamineries que pasarían a fase superior un golpe hubieran probado el arte del Asenci, el sex-chef. Y el mejor: las copas de jerez seco llevado de la Xeresia Seccis, una comarca sólo por él conocida donde crecían cepos de fruto aromático que traslada al ardència y al desenfreno selectos.
El vino generoso que el Asenci añadía lo era en todo: aportaba kamasutrades y grandes sudadas, gemidos de calidad fina como su gustació y, de retruque, el pago de los servicios con unos buenos estrenos.

Un día -y era el día que hacía cien seis de aquel año- el sex-chef estaba preparando xochitls (nombre originario de la ‘dàlia’) de color magenta y plata con amor y pasión, con concentración absoluta masticando un chicle hecho de auténtico ‘chicle’ sin base de ningún plástico neutro, elaborado a partir de la sabia de un zapota zapotilla. Videos de pollas grandes Entre el goce del cocinar y el sabor del que tenía entre dientes podía afirmarse que era feliz. Escuchaba de fondo, como un programa de radio placiente, un surtido de chillidos orgàsmics y esbufecs, de exclamaciones y de palabras, algunos salidos con naturalidad del alma y otros estereotipados y telenovèl•lics. Tenía ocupadas cuarenta y dos cámaras y cómo que sabía organizarse no le hacía falta personal: era un treballadoràs atento y atento y rápido y eficaz. Cosas de las neuronas.

Todo amateur 

 

Relato para pasar el rato

Supongo que por eso, a la pornografía que está hecho con talento, inteligencia, sensibilidad se le mujer el nombre de erotismo, se a decir, el de Dios del amor. El problema está en que estamos tanto enfermos y confundidos que al que tendría que ser la expresión máxima de la sexualidad humana en el sentido que está revestida de amor humano y, por lo tanto, es sexual pero también metasexual, lo acabamos conceptuando como pornografía light, se a decir, en una pornografía tímida, beata y vergonzante, cuando de hecho, tendría que ser todo el contrario la representación artística de la sexualidad llena y poco porno. De este tipo de obras hay un fotimer pero quizás el ejemplo más conocido y tópico son la serie Emmanuelle. La Kristel se definía ella misma como un payaso con pechos y ya se muy bien esto, con perdón de los payasos.

No hay que decir que hay grandes excepciones como Malizia, Instinto Basic o Lunas de Hiel para poner ejemplos cinematográficos de un gran voltaje pasional donde la fuerza del deseo lo arrastra todo. Un libro erótico excelente y ya no tanto morbos es “La insostenible ligereza del ser” de Kundera que, para mí, es la mejor novela erótica de todos los tiempos. Los mejores vídeos porno en español y castellano, vídeos de travestis y mucho más…

El consumo solitario de pornografía para masturbar-se es trágico. Quién necesita desesperadamente otro para hacer el amor y lo hace solo sufre un vacío dolorosísimo. No se algo risible, sino algo que nos tendría que provocar una pena profundísima a los que tenemos una mínima empatía humana

http://teteporno.com/travesti-follando-en-el-barco-muy-hard/

http://teteporno.com/dos-pollas-para-rubia-cachonda-hd/

 

Breve historia de Porno Italiano

Tú estás bien, pero tienes que cumplir tu prometida, con tu mano vuelves a buscar mi  clítoris, que está más mojado que antes, puesto que hacerte correr a tú, me ha estimulado mucho; bajas entre mis labios menores y entras a mi vagina, que está miga por cuatro lados, te agachas entre mis piernas, y pones tu cabeza bajo mi falda, empiezas a lamerme suavemente, entre los labios, a la vagina entras y sales con tu lengua, finalmente coges mi  clítoris con tus labios, lo lames y el  apretas  suavemente una vez y una otro, cuando estoy a punto de  córreme pones tu lengua dentro de la vagina y me estimulas hasta que mis flujos salen de dentro mío. El mejor porno Italiano, sin duda.

El mejor Porno Italiano

Vuelves a tu lugar, ahora sí que te miro, haces cara de placer, bajo la mirada y veo
que tu sexo vuelve a estar hinchado, esto es un círculo vicioso, primero
uno y después el otro no es una buena solución, así que nos pusimos a ver vídeos porno italianos sin parar.
Te propongo que nos encontramos en el servicio de mujeres. Me levanto y voy ninguno allá. No te lo piensas, dos minutos después te levantas tú, entras y nos encontramos, me siento sobre el mármol del lavabo, tú voces mi sexo todavía húmedo, te desabrochas la cremallera, que está a punto de estallar y mientras tus manos se cogen a mi culo, me penetras, mis piernas rodean tu cintura, noto tu sexo en mis paredes, me llena y esto me excita mucho, entras y sales rítmicamente pero cada vez más rápido, hasta que los dos estamos a punto de estallar, ahora sí que acabamos los dos.

Salimos por turnos, yo me arreglo el cabello y la ropa y vuelvo a sentar a mi
lugar. La película acaba y salimos del  cine, yo vuelvo a casa y me pongo a dormir.

El lunes siguiente estoy a la oficina y una compañera me dice:
-¿has visto el nuevo informático?, tiene una planta! empezamos a hacer cachondeo y con estas entras tú por la puerta, me quiero fundir, me pongo blanca y nuestra compañera nos presenta, tú no te cortes tanto como yo, y sueltas:
-¿quieres venir al  cine esta tarde??

Fuente:

http://blablaporno.com/italiana-follando-en-casa-hd/

http://blablaporno.com/nina-italiana-chupa-polla-enorme-en-hd/

http://blablaporno.com/italiana-follando-en-piscina-sexo-anal-en-hd/

Ya sabes que los vídeos de lesbianas es wea

Si vestida la Núria era una mujer muy tentadora, desnudada os aseguro que lo era todavía más. Su culo *rododet, sus piernas perfectas, la espalda sugerente y el pecho más que precioso, provocaban que estuviera en un tipo de estado de *shock. Rápidamente mis manos fueron a parar a las suyo caderas mientras mis labios empezaban a besar su cuello como en un vídeo de lesbianas, su oreja. Su cuerpo empezó a estremecerse debido de los estímulos que la situación le estaba generando. Estuvimos disfrutando de esta sensación un cuántos instantes hasta que ella me dijo:

—He escuchado como Anna te lo estaba comiendo, y me he puesto como una moto.
—Y yo cuando he sentido tus gemidos me he excitado como nunca lo había hecho—le respondí a un milímetro de su oreja.

Mientras nos decíamos en voz alta el que habíamos pensado hacía un rato, nuestros *cosos seguían enganchados. Mis manos no paraban de tocarla. Las caderas, el culo y sus pechos como en un vídeo de lesbianas. Sus manos seguían apoyadas a la pared dejando su cuerpo a mi disponibilidad. Mi sexo aumentaba de *tamany. Sus labios buscaban los míos para certificar el deseo que en aquellos momentos nos tenemos el uno al otro. Nuestros *cosos hacían una danza sexual bajo el agua. Adelante, atrás, mientras seguía yo seguía besando su cuello y mis manos mimaban su cuerpo. Sin desencajarme de su detrás, traje una de mis manos a su *entrecuix. Mis dedos empezó a jugar con su coño. Uno de mis dedos empezó a estimular su *clítoris. Separando ligeramente las piernas, ella ayudó a que yo pudiera mover mi mano con más facilidad. Introduje un de mis dedos en el interior de su coño y rápidamente quedó *xop por la humedad que desprendía su sexo. Un golpe *xop, se lo llevé hasta su boca y empezó a lamerlo para después decirme: vídeo porno de lesbianas

—Así te lamía la *polla Anna? Cuando os escuchaba, me moría de ganas de estar en su lugar.

vídeo de lesbianas

Los vídeos de lesbianas y los juegos

Para cenar nos habían preparado un bufete de ensaladas y platos fríos que ya tenían a la nevera. Sólo había que traerlos a mesa. Cómo era verano vendía mucho gusto cenar al jardín, y así lo hicimos, queríamos follar con lesbianas como en los vídeos porno. Antes de la cena, las dos parejas nos cambiaron de ropa, puesto que después queríamos ir a hacer unas copas. Recuerdo perfectamente el vestido que aquella noche se puso la Núria. De colores suaves, de verano, fresco, corto. Se había calzado unos zapatos abiertos con un poco de talón que la hacían un pelo más alta. No lo he dicho, pero las piernas de aquella mujer eran preciosas. Las podía lucir porque daba gusto verlas. Con aquel vestido de lesbiana cachonda, las piernas cogieron mucho más protagonismo.

Traíamos las cervezas de la tarde y añadíamos el vino de la cena. Cada vez estábamos más animados y la fluidez de las conversas eran más que evidente. El patrón de la tarde se mantuvo durante el cenar Las dos mujeres charlaban de sus temas pendientes y los dos hombres seguíamos hablando de cuestiones de vídeos porno de lesbianas sin ninguna trascendencia. La Núria y yo seguimos cruzando miradas durante toda la cena y nuestras respectivas parejas seguían sin detectar absolutamente nada. Después de cenar, del café y de la tertulia, nos desplazamos en Amposta a hacer unas copas en un local que entonces estaba de moda. Era un bar musical con una pequeña pista de baile y que recuerdo que estaba atestado. El juego de la seducción fue cogiendo más forma en aquel local. Pero aquí, a las miradas añadimos ciertos contactos. Era inevitable que bailáramos y que mi mano, ”accidentalmente” rozara un poco su culo. Ella tampoco podía evitar que sus manos fueran manoseando discretamente mi cuerpo. Que lo hiciera en aquel lugar, pleno de gente y ante su marido, era un juego que me estaba excitando extremadamente y se pusieron a ver estos vídeos de lesbianas.

El Juego de los vídeos de lesbianas
Pero el juego no pasó de aquí, miradas lesbianas y porno, ligeros rozamientos y una tensión sexual muy contenida. De madrugada, volvieron a casa suya. En Josep traía el coche y a su lado sentaba la Núria. Fruto del cansancio íbamos sin abrir boca escuchando la música de la radio. A los asientos traseros, Anna se empezó a animar y no paraba de besarme a la boca y tocarme mi cuerpo. Su mano no paraba de acariciarme la *polla por encima de los pantalones, mientras su lengua se *entrelligava con la mía. Pero el que realmente me estaba poniendo caliente, era que la Núria no paraba de mirarme a los ojos mientras mi pareja me estaba tocando la *verga. Descaradamente y aprovechando que su hombre estaba pendiente de la carretera y que su amiga estaba de espaldas, la Núria fijó su mirada en mis ojos viendo los mejor vídeos porno lesbinanas. Qué escena! mi mujer me estaba mimando el sexo y su amiga me estaba observando como recibía este placer.