Relato erótico parte 2

Interrumpí esta operación y la hice poner de pies. Nos besamos de nuevo. Mis manos se pusieron bajo su falda y le saqué las calces piernas abajo. Empecé a parar atención a sus pechos. Le hice deslizar los tirantes por sus brazos y le desabroché los sujetadores. Mis labios empezaron a comerle los pechos. Llepadetes, besos y pequeños mordiscos. Ahora uno, ahora el otro. Mientras mi boca daba todas las atenciones a los pechos de aquella mujer, mis manos aterrizaron a las nalgas del culo de Tere. Mis dedos lo cogían con fuerza, mis labios la besaban con intensidad. En un momento de máxima excitación, ella me cogió por la cabeza y mirándome a los ojos me pidió que la follés, que lo hiciera con fuerza, que quería sentir como mi sexo penetraba el interior del suyo mirando vídeos porno gay .

La obedecí e hice realidad el que me había pedido. Sentó de lado a la moto y cogí sus piernas que quedaron abiertas. Me estaba ofreciendo su sexo. Acerqué mi cuerpo y me puse entremedia de sus piernas. Nuestras miradas de lujuria quedaron una ante el otro. Mi sexo empezó a penetrar el suyo. Estuvimos follando como en vídeos porno gay y travestis el uno ante el otro, pero teníamos que tener cuidado, puesto que una sacudida fuerte podía hacer caer la moto. Ella quería más fuerza y me hizo enretirar.

A continuación apoyó los brazos sobre el asiento de la moto y me ofreció que me pones a su detrás. Le levanté la falda y dirigí mi miembro erecto hacia su coño. Hice entrar la punta. Ella estaba tan mojada que mi polla deslizaba sin ninguna resistencia cabe el interior de su sexo. Empecé a entrar y salir de su interior. Mis manos estaban enganchadas a su cintura, las cuales lo cogían con fuerza y hacía chocar su cuerpo contra el mío. A medida que iba follandomela más bastante imprimía en mis embestidas. Cada vez que mi sexo llegaba al fondo, ella emitía un grito de placer cada vez más intenso joder como megusta este vídeo porno gay. El ritmo de nuestros cuerpos chocando el uno contra el otro iba aumentando de intestat y a sus gritos de placer añadía la orden que la siegues follando, que no parara hasta hacerla correr de gusto.

No tardamos mucho a encontrar el que habíamos buscado desde aquella mirada a la escalera mecánica del súper. Vacié todo el semen que brotó de mi polla adentro de su coño. En aquel momento de descarga, a ella le llegó un orgasmo inmenso que la hizo llamar con una intensidad espectacular.

Nos quedamos así unos segundos. A mí, de golpe me vino a la cabeza la realidad de qué habíamos hecho. Recordé que el coño donde tenía mi polla, era lo de la madre de mi amigo Joan. La saqué y sin mirar Tere a los ojos, volví la verga adentro de los pantalones. Ella se subió las calcetas, y también evitó mirarme y pusimos un vídeos porno de travestis. Cogimos los cascos y volvieron hacia el parking del súper. Su reacción fue mostrarse preocupada porque a la compra traía yogures y se habían quedado adentro del coche que era un horno.

Destinamos un solo minuto para decirnos que el que había pasado había sido extraordinario, pero que no tenía que volver a pasar. Que había muchas cosas en juego, y que el más sensato era hacer un reset.

Nos hicimos dos besos, a la mejilla, y cada uno seguimos nuestro camino…

Cuando llegué a casa, recibí un mensaje al teléfono, era de ella…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s